Esta obra que tenemos ante nosotros es la réplica de una cruz barroca del s. XVIII conocida como “la Creu” (la cruz). Estaba situada a escasos metros de donde se encuentra actualmente, por lo que esta plazoleta recibe el mismo nombre.

A principios del siglo XX fue trasladada a la plaza Mayor, frente al Ayuntamiento, dado que, por su ubicación, impedía el paso de los carros. Un poco antes del inicio de la
Guerra Civil (1936-1939) desapareció, conservándose sólo la cruz de hierro forjado del remate.

Gracias a fotografías antiguas, se ha podido reconstruir, estudiar su origen y valorarla como una verdadera obra de arte de la cantería con mérito histórico-artístico.

Nos encontramos ante una obra atípica. Las paredes del fuste están completamente labradas en forma de escamas y, en la parte superior, en lugar de la típica cruz de piedra tallada, la sustituye una sencilla cruz de hierro forjado, que posiblemente fue añadida posteriormente. En el capitel encontramos esculpidas las figuras siguientes: en la parte superior frontal, el Sagrado Corazón y, bajo éste, una capilla central con la Virgen del Pilar y el Niño; en la capilla lateral izquierda, San Valero; en la capilla lateral derecha, San Blas; y en la parte posterior, el arcángel San Miguel glorificado.