La Fontanella está situada en la partida del mismo nombre y fue, hasta la instalación en 1967 del agua corriente desde el río Matarraña, una fuente muy importante para el abastecimiento de agua a la población.

No se ha encontrado documentación escrita que pueda aclarar los orígenes de su construcción. En el escudo de La Fresneda, colocado encima de la fuente, hay la fecha de 1799 referida, posiblemente, a la última actuación realizada en la que se reconstruiría la fuente y se edificaría la pared de sillares y los márgenes de piedra seca que limitan el recinto. Sin embargo, la explotación de la fuente parece mucho más antigua. Las grandes piezas de piedra que configuran la fuente y el abrevadero podrían ser de la época árabe (s. VIII-s. XII), cuando se construyeron en la comarca gran cantidad de obras hidráulicas.

SONY DSC

La construcción podría ser coetánea, por su semejanza de estilo, a la de las otras dos fuentes naturales del término municipal: la “font de la Medina” y “lo Pou”.

El agua de la Fontanella se utilizaba para usos domésticos y para los animales. Para beber no era tan apreciada porque esta agua es “molla” (blanda), es decir, baja en nitratos. Según la voz popular, su caudal era inagotable. Se cuenta que cada día llegaban muchas caballerías e, incluso en los períodos de sequía, nadie se iba sin cargarse los cuatro cántaros en los “argadells”. El otro punto caudaloso donde se iba a buscar agua era el río Matarraña, mucho más separado de la población.