La plaza Mayor de La Fresneda forma parte de la ampliación del entramado urbano que se produce al final de la Edad media como consecuencia del crecimiento económico y de población.

No es muy habitual que una plaza mayor presente una planta en forma triangular como ocurre en este caso. En su lado oeste, observamos una línea de impresionantes casas señoriales de los siglos XVII y XVIII, levantadas en sillería con grandes fachadas y portales, así como galerías de arcos de medio punto.

Mención especial merece el lado este, con los soportales que la unen a la calle mayor y que constituyen una perfecta muestra del trazado medieval de las calles de La Fresneda.

La base del triángulo está ocupada, evidentemente, por la Casa Consistorial. El orgulloso edificio muestra hacia la Plaza su lado más ceremonioso y protocolario; con el enorme balcón, el reloj y, bien visible, el escudo de la villa con el fresno.

Finalmente, la punta del triángulo está ocupado por el Arco de Xifré. Se trata de un antiguo portal de entrada a la villa cuando ésta estaba fortificada y rodeada por murallas. En época reciente se ha coronado con varios motivos de perfil curvo que imitan los del Ayuntamiento.

La plaza Mayor de La Fresneda sigue siendo hoy en día el centro neurálgico y social de la villa, testigo de sus fiestas y celebraciones. Como curiosidad, cabe señalar que en 1996 fue escenario cinematográfico de la película Libertarias, de Vicente Aranda.